Home Arte Arte islámico Características del arte islámico

Menú principal

Características del arte islámico PDF Imprimir E-mail

La principal característica del arte islámico es la utilización de materiales pobres, principalmente el ladrillo - recuerda que tienen su orgen en el desierto Arábigo, de clima extremo y falto de otros materiales como la piedra -, pero no, por ello, exento de belleza. Recubren sus paredes y techos de yeso, madera o azulejos, que decorarán con formas geométricas, vegetales, caligráficas o epigráficas.
Los árabes absorbieron la cultura de los pueblos que conquistaban y en el arte no fue una excepción: tomaron el arco de herradura de los visigodos, la cúpula de los bizantinos, ... y la base de muchos de sus monumentos son edificios anteriores.


Sin apenas escultura ni pintura, pues las figuras están prohibidas. Son consumados maestros en las artes decorativas: atauriques de yeso o estuco, laceria y artesonados de madera, decoración epigráfica con versículos o suras del Corán, y hermosas miniaturas en libros.
La medina era el centro de la ciudad. Donde se encontraban los edificios importantes: la mezquita principal o aljama,las escuelas o madrasas, ... Alrededor de la mezquita estaba el zoco o mercado, y rodeando en círculos concéntricos, los barrios o arrabales. Los barrios más pobres estaban en la periferia o extramuros. En ocasiones, existían barrios para cristianos y otros para los judíos (juderías). Rodeando la ciudad, una gran muralla. Las calles eran estrechas y sinuosas y las casas solían estructurarse en torno a un patio en cuyo centro había una fuente. Un ejemplo de ciudad fue Córdoba, ciudad más importante de Occidente. Foco cultural con una hermosa mezquita y un palacio Medina Azahara.
La mezquita tiene planta rectangular y se divide en dos partes: la parte descubierta o patio (sahn) (6), con una fuente o aljibe (7) donde los creyentes se lavan para purificarse antes del rezo y ,a un lado,, el alminar o minarete (5) desde donde el almuédano o muecín llama a la oración. La parte cubierta o sala de oración (haram) (3),con un muro de fondo (quibla o aquibla) (1), donde se encuentra una capilla o mihrab (2) que acoge arena del desierto y, sobre todo, su libro sagrado, el Corán. El haram está formado por naves (3), donde se levantan columnas que recuerdan las palmeras de un oasis. La nave más embellecida, el macsura (4), para el rezo de los altos dignatarios. El imán dirige la oración en el día sagrado, los viernes.

Puedes descargarte este texto en Word: Arte islámico. Las imágenes.